Canelo Álvarez: Más allá del Ring

El sábado, Sául Álvarez se convirtió en el primer monarca súper welter absoluto del OMB en la historia del boxeo mexicano, al vencer al inglés Liam Smith en el noveno round. Antes, charló con Metro sobre su hija y sus pasatiempos

Canelo Álvarez: Más allá del Ring

Saúl “Canelo” Álvarez derrotó el sábado al inglés Liam Smith por nocaut técnico en el noveno asalto,  gracias a un gancho al hígado, y así obtuvo el cinturón Superwelter de la OMB.

En el AT&T Stadium, casa de los Dallas Cowboys, la afición mexicana se hizo presente. El recinto estaba totalmente lleno para el combate y el nombre del pugilista azteca fue coreado en más de una ocasión. Fueron 51,240 personas registradas, para imponer récord.

“Canelo” salió como favorito 7.5 a 1 para ganar la pelea e hizo válido ese pronóstico. El nacido en Guadalajara, Jalisco, le quitó el invicto al inglés que ahora tiene marca de 23-1-1.

Esta fue la pelea número 50 en la carrera y acumula un récord de 48 victorias, 34 por la vía del “cloroformo”, un empate y una derrota. Saúl se convirtió, además, en el primer monarca súper welter absoluto del OMB en la historia del boxeo mexicano. Antes de la pelea, el mediático boxeador mexicano se dio tiempo para hablar con Metro sobre su carrera.

¿Te molestan las críticas ante la elección de tus peleas?

Cada pelea se tiene que negociar. Cuando combatí contra Cotto tardamos casi tres años en hacerla y siempre la quisimos. Se necesitan muchas cosas, negociaciones, y que los dos estemos contentos. A nadie lo he rehuído en toda mi carrera. Siempre he dicho que nunca hay que hablar, porque al final te vas a morder la lengua si estás criticando a alguien. Me criticaron porque yo lo hice subir dos divisiones y en realidad fue una libra arriba de la división superwelter.

¿Repetirías alguna pelea con un boxeador?

Muchos me han calificado de miedoso por no enfrentar a ciertos boxeadores. Yo demuestro las cosas en el ring. No soy mucho de revanchas; cuando derroto, lo que digo
es: “Esa historia ya pasó”.

¿Cómo calificas tu carrera?

Gracias a Dios ha sido un proceso muy bueno. He logrado muchísimas cosas. Mi carrera –hasta hoy–  me ha permitido entrar a la historia del boxeo, entonces, me siento contento. Como lo he dicho: apenas comienza y faltan muchas cosas por hacer.

¿Has madurado en todos los aspectos?

La experiencia se acumula día a día. Vamos aprendiendo sobre esa base (…) nada más. No es algo que me ponga a estudiar. Con esto de la experiencia que voy teniendo, voy madurando, pero también porque uno quiere madurar y aprender.

En la pelea pasada vimos a tu hija vivir intensamente el combate ¿Cómo le explicas tu trabajo?

Ella está empezando a entender lo que significa este deporte, de subirme ahí (al ring), pero no entiende al máximo el peligro que puede haber. Para mí, es difícil llevarla a que viva eso, que no se ponga nerviosa, es difícil. Para mí es importante tenerla ahí, verla porque es una motivación muy grande, es por lo que vivo cada día,  sólo para ella. Es una niña lista, inteligente y entiende perfectamente las situaciones; a pesar de la edad ya te habla como una adolescente. Para mí tenerla ahí es importante y cualquier cosa que pueda hacer por ella, no lo dudaré.

¿Cómo vives la última semana antes de una pelea?

Antes de la pelea sólo entreno y me concentro en ver la estrategia que vamos a seguir y nada más. Siempre la experiencia ayuda, espero el día, y si me dicen en este momento que tengo que subirme mañana, les respondo: “Ya estoy listo”.

¿Cómo va el tema de la fundación?

Hace poco estaba hablando con el abogado de eso y vamos a empezar a movilizarnos en eso de manera rápida. Hubo unas cositas que se estancaron, por parte de nosotros, pero vamos con eso.

¿Has dejado algún pasatiempo por cuestión de seguridad?

A la velocidad (risas). Más que nada, cuando rento las pistas o cosas así, porque ya es peligroso andar en las calles fuerte. Sólo lo hago cuando rento la pista, me gusta eso. Es una adrenalina diferente, una pasión para mí grandísima.

¿Qué te parece el uso de los memes?

Me río. Eso nunca se va a acabar. El éxito viene de la mano de todo eso y hay que aprender a vivir con eso. Lo que queda es simplemente hacer nuestro trabajo y seguir ganando. Es lo más importante.

¿Eres feliz?

¡Muy feliz! Yo creo que me castiga Dios si digo que no.

Deja un comentario