Jenrry Mejía: “Todo pasa por una razón”

El pelotero habla con elCaribe sobre el cambio que ha dado su vida tras la suspensión de por vida en las Mayores

Jenrry Mejía: “Todo pasa por una razón”

Tras una suspensión de por vida por violar tres veces la política antidopaje de las Grandes Ligas, Jenrry Mejía hoy se considera una persona renovada. Ese cambio de vida que muestra el lanzador de los Tigres del Licey está acompañado de una espiritualidad que le ha dado tranquilidad y lo ha convertido en un ser humano con más conciencia de lo que es bueno y lo que es malo.

“Gracias a Dios que mi actitud está bien. Después de Dios, tengo una familia que siempre me ha apoyado. Siempre he tenido la fe puesta en Dios y Él siempre me ha ayudado. Cada vez que pienso en bajar la cabeza, me freno. Digo que no puedo hacerlo. Me pongo a orar y a leer la Biblia. Todo pasa por una razón”, dijo Mejía a elCaribe durante los entrenamientos del equipo azul en las instalaciones de los Rojos de Cincinnati en Boca Chica.

El lanzador reveló que una vez recibió la noticia de la suspensión de por vida por su cabeza circuló una serie de pensamientos, pero que siempre se mantuvo con serenidad porque “Dios siempre tiene un propósito para cada persona y yo ubico en ese grupo”. “A veces lo malo termina siendo bueno. Me he mantenido practicando en el Mirador todo el tiempo. Lanzaba hasta cuatro entradas con el objetivo de que el brazo se mantuviera en forma, pero lo más importante es lo bien, mental y espiritualmente, que estoy por todo lo que me sucedió. Nunca pensé en el retiro. Son cosas que pasan. Si uno pone cosas en su mente, pues eso es lo que vas a hacer. La mente es lo más chiquito, pero es lo más poderoso del cuerpo”, indicó el serpentinero de 26 años. En abril del año pasado, Mejía fue suspendido con 80 partidos por arrojar un resultado positivo de estanozolol.

Después de siete partidos tras su regreso, en julio pasado, volvió a ser castigado, esta vez con 162 compromisos por uso de estanozolol y boldenona. En febrero del presente año, el serpentinero se convirtió en el primer jugador de las Mayores y Ligas Menores en recibir una suspensión de por vida por uso de sustancias para el rendimiento del cuerpo.

“Uno aprende bastante con todo esto”, dijo. “Todo está en base a lo que tu pongas. Si tú crees que eso te vas a afectar, pues eso recibirás. Si entiendes que eso te va a hacer un mejor hombre, pues mejor para ti. Lo más importante en esto es seguir echando hacia adelante y no pensar en lo que pasó. Lo que pasó, pasó como dice la canción. Solamente es decir Dios sabe lo que hizo. Lo que me pasó a mí no es algo normal”, agregó.

Hay una disposición que permite que el diestro lanzador de 26 años busque una reincorporación al juego. Josh Hamilton fue suspendido en varias ocasiones entre 2003 y 2005 por uso de sustancias prohibidas, pero ningunos de esos castigos no fueron permanentes.

Si tiene éxito a esa reincorporación, Jenrry tendría que esperar hasta el próximo año para solicitar una prohibición mínima de dos años y optar por el reingreso al juego. “Estamos trabajando en eso. Solo hay que esperar a ver lo que sucede y esperar con la ayuda de Dios de que todo se pueda dar”, sostuvo el derecho.

Corte de cabello

A la llegada a los entrenamientos del equipo, los compañeros de Mejía se sorprendieron con el cambio de “look”, pues ahora luce el pelo corto. “El corte de cabello también representa una nueva vida en Jenrry Mejía. Ese cabello, así largo, tenía bastante tiempo. Había que quitárselo y dar un nuevo ejemplo y esa es una de esas razones. Quiero ser una nueva persona y que la gente vea que uno está en eso”, manifestó el lanzador.

De por vida en las Grandes Ligas, Mejía trabajó en 113 partidos, 18 de ellos como abridor, todos con el uniforme de los Mets de Nueva York, organización con la que debutó el cuatro de julio de 2010 cuando apenas contaba con 20 años. En esa estancia, salvó 28 partidos y ponchó 162 en 183 y un tercio de entradas.

Disponibilidad con el Licey

Sobre la manera en que será utilizado durante la temporada invernal, Mejía aún no sabe el rol que ocupará dentro del staff de lanzadores del Licey, cuyo primer encuentro está señalado para el 21 de este mes en el Estadio Quisqueya Juan Marichal ante los Leones del Escogido. “Todavía no se ha definido cuál sería mi rol en el equipo. Mi mente está en ser abridor, ahora vamos a esperar qué decisión que tome el dirigente. Siempre he lanzado pelota invernal como abridor. En los Estados Unidos también lo hice en ese rol durante gran parte de mi carrera. Donde ellos me pongan ahí estaré”, indicó el nativo de Azua de Compostela.

Deja un comentario