Leones Del Escogido: Una vez más, duros de matar

Leones Del Escogido: Una vez más, duros de matar

SANTO DOMINGO – Contra todos los pronósticos y ante una férrea batalla entre todos los equipos por clasificar al Round Robin, una vez más los Leones, desde las cenizas, vienen de atrás como guerreros agigantados para demostrar por qué son ‘duros de matar’. 
Sí, porque en sus últimas cinco temporadas han acostumbrado a sus fanáticos a sacar del baúl los nervios de acero y, más que todo, aferrarse a la célebre frase de Yogi Berra “El juego no se acaba hasta que se termina”. 

Del infierno a la gloria, la tropa escarlata ha sabido reponerse inclusive del último lugar para alcanzar en varios intentos el último boleto a la clasificación… Y de ahí a la cima, ya una vez en la ruta hacia la tierra prometida ha logrado cuatro campeonatos (2009-10, 2011-12, 2012-13 y 2015-16) en las últimas siete campañas, para convertirse en lo mejor de la última década. 

“Los años anteriores decían duros de matar, pero no entendía porqué le decían así, tuve que llegar aquí para darme cuenta que son ‘duros de matar’, que no se dan por vencido y hasta el último out el juego no se ha acabado”, afirmó Rubén Sosa, quien llegó a los Leones procedente de los Tigres del Licey y se ha convertido en un azote para los rivales, colocando su nombre en la tómbola como el Jugador Más Valioso de esta justa.

La tropa de Luis Rojas pudo maniatar a los Toros al derrotarlos en ocho de 10 encuentros, y dividir con Licey y Estrellas para adjudicarse el último pase a Todos contra Todos. “Nosotros jugamos con gran humildad y unión, por eso en grandes momentos no nos hemos desmoronado, la confianza que nos trasmitimos ha sido la clave”, indicó Rojas, quien entró de manera interina a dirigir los Leones 2014-15.

La exitosa combinación del gerente Moisés Alou, y de los ejecutivos rojos, entre ellos José Miguel Bonetti y Eduardo Najri, ha rendido sus frutos. Sume a esto a un sin número de héroes que, de la nada, y declarados como ‘muertos’ en esta liga, han dado gloria a la novena escarlata, una franquicia que duró 18 años sin ganar un cetro. 

El esperado título llegó en la campaña 2009-10 con Moisés Alou en su debut como gerente general. Los rojos se apoyaron en un talento extranjero, más que en el nativo, como el curazoleño Vladimir Balentien, el cubano Brayan Peña y el puertorriqueño Nelson Figueroa. Los nativos que más se destacaron fueron: Francisco Liriano y Wilkin Castillo, claves para obtener la corona número 13 ante los Gigantes del Cibao en nueve juegos, bajo la dirección del norteamericano Ken Oberkfell. 

En la campaña 2011-12, viniendo de atrás, los rojos, en nueve juegos y de la mano de Oberkfell, derrotaron a las Águilas Cibaeñas. Contaron con Pablo Ozuna, quien fue cedido por los Tigres a los Leones, donde revivió su carrera para ser clave en la victoria roja. 

El importado Andy Dirks y Nelson Figueroa, también hicieron lo suyo. El equipo rojo estuvo a seis outs en la serie final para despedirse contra los amarillos, pero los errores costosos de Elián Herrera, Pedro Ciriaco y el deficiente relevo amarillo lograron que los Leones vencieran seis por cinco a los cibaeños. 

En la campaña 2012-2013, no sólo barrieron a las Águilas en cinco juegos para ganar su cetro número 15, sino que se beneficiaron de su talento nativo para superar todo pronóstico. El trío sensación, Gregory Polanco, Jorge Polanco y Erick González, aportó 65 remolcadas en la serie regular de ese año. Fernando Tatis fue clave en la ofensiva y Daniel Cabrera aportó bastante en el pitcheo. l

Leones siguen los pasos a su eterno rival invernal 

Con su corona 16, conquistada ante los Tigres del Licey en la pasada contienda invernal, los Leones revalidaron de nuevo porque se llaman ‘Duros de Matar’. Alcanzaron el último cupo a la semifinal y cuando faltaban tres partidos para terminar el Round Robin, el conjunto sólo perdió uno de los próximos 10 encuentros para proclamarse campeón. 

Lew Ford, quien fue escogido como Jugador Más Valioso de la final, una distinción que ya logró en 2014, cuando ayudó al Licey a vencer a los propios rojos, más los bates oportunos de Pedro López, Wilkin Castillo, Ronny Paulino y Alex Valdez, entre otros, rindieron sus frutos.

Leave a Reply