Los Indios exhiben sus mejores armas y con el boricua Lindor vencen a los Azulejos

El puertorriqueño Francisco Lindor, de los Indios, conecta un jonrón de dos carreras a Marco Estrada (no aparece en la foto), de los Azulejos, en el sexto inning, del primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana

Los Indios exhiben sus mejores armas y con el boricua Lindor vencen a los Azulejos

Toronto llegó con una hoja de servicios impecable en el apartado del poder, pero al final el empuje de Cleveland, el talento del puertorriqueño Francisco Lindor y el cerrojo de su bullpen escribieron la historia de un triunfo.

Los Indios derrotaron 2-0 a los Azulejos, el viernes por la noche para colocarse delante en la Serie de Campeonato de la Liga Americana que decide el pase al codiciado Clásico de Octubre.

Contrario a lo que se esperaba entre dos de los mejores conjuntos ofensivos de las Grandes Ligas, la primera mitad de este encuentro se desarrolló bajo el dominio absoluto de los abridores.

Tanto Corey Kluber por los Indios como Marco Estrada por Toronto desplegaron su arsenal de rectas y rompimientos que marearon a bateadores temibles que suelen destrozar a cualquier rival.

Kluber y Estrada fueron puntales de sus respectivos conjuntos durante la temporada regular, pero el duelo que sostuvieron a lo largo de seis entradas estuvo lleno de drama e intensidad.

Ambos estaban descansados, pues en las Series Divisionales tanto los Indios como los Azulejos no sufrieron demasiado para vencer los primeros a los Medias Rojas de Boston y los segundos a los Rangers de Texas.

Pero la magia del cero a cero se rompió, y de qué manera en el sexto episodio, cuando Lindor le sacó una pelota del parque a Estrada con un hombre en circulación que puso delante a Cleveland.

Lindor ya presentó credenciales la temporada pasada al terminar segundo en la votación para el Novato del Año, pero el 2016 ha sido una especie de consagración, a pesar de su juventud.

Poco después de su cuadrangular, el alto mando de los Indios decidió sacar del montículo a Kluber, quien se fue luego de 6.1 entradas de faena sin permitir anotaciones, y seis imparables a su cuenta, con dos boletos y seis ponches.

Como ya fue habitual contra Boston, el cuerpo de relevistas de Cleveland, encabezado por el zurdo Andrew Miller, se encargó de limitar el gasto ofensivo de los visitantes y asegurar esta primera victoria.

De no haber sido por el batazo de Lindor, tal vez Estrada hubiera corrido con mejor suerte, porque también estuvo en gran noche a lo largo de ocho capítulos.

Deja un comentario