Navarreto dice era un sueño jugar en RD, mejor con Licey

Navarreto dice era un sueño jugar en RD, mejor con Licey

TIERRA ALTA, Boca Chica.-  A sus 23 años, el receptor puertorriqueño Brian Navarreto está a punto de cumplir uno de sus sueños como beisbolista profesional, jugar en la Liga Dominicana, y mejor aún, con los Tigres del Licey.

“Para mí es un honor jugar aquí, siempre lo he querido, ese ha sido uno de mis sueños y gracias a Dios se me ha dado con el Licey, que es el mejor equipo”, dijo a Sussy Jiménez para Licey TV, en la academia de los Marineros de Seattle, en Boca Chica.

El mascota con un máximo nivel en Doble A, explicó que después de una semana de estancia en los entrenamientos del conjunto, el cuerpo de coaches le ha dicho que siga trabajando, que lo ven bien y que se sienta bien en el club.

En su caso, dijo sentirse “ready para la batalla” y, “vamos pa’ encima”, una frase común en su país, tierra que ha aportado al béisbol de Grandes Ligas una cantera de los más exquisitos receptores.

Explicó que en su estancia en la LiDom, mejorar mucho la ofensiva es uno de sus propósitos, pues es uno de los factores en los que dice, “tengo que trabajar más”.

Otro punto que lo anima en la Liga Dominicana es jugar ante la exigente fanaticada local, lo cual está a punto de experimentar.

De los jugadores que ya conocía y se ha encontrado en el Licey, dijo que conoce a muchos de ellos, entre los que mencionó a los lanzadores, el zurdo Génesis Cabrera y el derecho Ángel Ventura, con los que actuó en contra, “y es un honor jugar con ellos, ahora en el mismo equipo”.

En cuanto al tiempo que estaría con el conjunto azul, Navarreto dijo que no lo ha decidido con la organización, pero que sería todo el tiempo que el Licey quiera, “si me lo permiten”.

Bateador discreto, pero de buena defensiva, Navarreto disputó su temporada de verano en 2018 con el  Chattanooga, la sucursal de los Mellizos de Minnesota en la Liga del Sur, Doble A.

Este año mejoró sus prestaciones ofensivas en casi todos los renglones, respecto a cada uno de los años de su carrera como profesional en el béisbol organizado, que inició en 2013, incluida la cantidad de juegos disputados, 97.

Bateó para .246 (88 hits en 357 turnos), incluyó 19 dobles y cuatro jonrones, anotó 37 veces, impulsó 28 carreras (por tercera vez, también tope), recibió 14 bases por bolas, porcentaje de embasarse .286, se ponchó 57 veces.