Offerman advierte lo que por tradición se enseña en la organización del Licey

En octubre, se piensa en febrero, mes en que se disputa la final y por tanto lo hace el equipo ganador.

Offerman advierte lo que por tradición se enseña en la organización del Licey

SAN PEDRO DE MACORÍS. La senda de los Tigres del Licey durante la serie regular de la pasada temporada guarda cierta similitud con respecto a las Estrellas Orientales. Los azules clasificaron en cuarto lugar (25-25) y los verdes pasaron de ocupar la cima por buena parte de la temporada, hasta que quedaron fuera (23-27), en quinto lugar, a dos juegos completos de los Tigres.

Al final del camino, los Tigres rebotaron para pasar a disputar la serie final, un ambiente que se respira en la organización.

En una ocasión, Luis Sojo, exjugador de los Yanquis de Nueva York, señaló que una de las cosas que más le sorprendieron de esa organización es que en la apertura de los entrenamientos, en febrero, Joe Torre, el exmánager, ya les hablaba de “para cuando estemos en octubre”. En el Licey se vive algo similar.

En octubre, se piensa en febrero, mes en que se disputa la final y por tanto lo hace el equipo ganador.

En los últimos 10 años, los Tigres se han presentado a la serie final en cinco ocasiones, de las que en tres se han llevado la corona. “La mentalidad siempre es de ganar. De llegar a una final, esa es la mentalidad que hay aquí, la que siempre ha existido”, señala José Offerman, a cargo ahora del equipo en su calidad de asistente del mánager, Robby Hammock.

De esos tres títulos ganados por los Tigres en el último decenio, Offerman ha completado el sueño en dos ocasiones. “Este año no hay excepción. Es lo mismo. Estamos tratando desde el principio dar la mejor para que se nos haga más fácil ir a una final”, agregó el dirigente, quien ayer se presentó como el mánager de los azules en el primer partido de pretemporada, que perdieron 7-1 en el estadio Tetelo Vargas de San Pedro de Macorís, hogar de los verdes.

El partido se jugó a las 11:30 a.m., bajo un sentido sol oriental y con un aceptable público que entró de forma gratuita al parque.

En las ligas otoño-invernales se hace necesario comenzar ganando. Se ha visto claro que comenzar con récord negativo en los primeros 25 partidos, resulta como una probable descalificación del campeonato.
Asumir protagonismo
El sueño de postemporada queda frustrado. Los primeros en comenzar son los encargados de cargar con el equipo. En la organización azul ese es un mensaje claro. No sólo el cuerpo de coach lo tiene claro, también sus jugadores. “Es una responsabilidad muy seria”, señala Rymer Lyriano, jardinero de los Tigres. “Eso me enseña a ser responsable conmigo mismo. (Mientras) Más responsable soy yo, más lo serán los muchachos. Es un trabajo de grupo, yo pongo mi granito, cada cual lo hará”.

El abridor del partido por los Tigres, Gabriel Arias, también lo tiene claro. “Nosotros tenemos un lema que es trabajar fuerte año tras año, este es un equipo de mucha tradición y la fanaticada siempre espera vernos ganar y nosotros debemos corresponder a esa exigencia de la fanaticada. Y por eso estamos aquí”, señaló el lanzador derecho de los Tigres.

Igual de claro, se asume, lo tienen Juan Francisco y Yamaico Navarro, aunque, en este caso, declinaron expresar sus comentarios.
Experiencia oriental
Las Estrellas fueron víctimas de varios aspectos adversos el pasado torneo.

Bajaron de la cima por razones fundamentales como la pérdida de jugadores por lesión, pararon algunos lanzadores y el bullpen también se cayó.

Es por eso que este año, señala el gerente general de las Estrellas, José Mallén hijo, aprendieron de lo ocurrido y es por eso que adquirieron a los lanzadores Jumbo Díaz, Román Méndez y Al Alburquerque con el fin de fortalecer el cuerpo monticular, en especial el relevo que de 2.75, recuerda, pasaron a 3.75, por lo que el “bullpen fue literalmente nuestro tendón de Aquiles”. A ese grupo se unen otros “muchachos” jóvenes escogidos en el draft.
Talento da títulos
Las Estrellas Orientales serán dirigidas por Fernando Tatis, quien tendrá de asistente a Pedro López. Como buena noticia contará con Radhamés Liz, quien abrió el partido de ayer, desde el principio.

Una vez más Evan MacLane retorna y ya ahí tienen dos abridores de calidad. Junior Lake, Fernando Tatis hijo y la posibilidad de Miguel Sanó le darán más fuerza a este conjunto. “Al final, el béisbol es un negocio de talento. O tú tienes el talento para ganar o no lo tienes”, dijo Mallén.

López coincide en sus propias palabras con Mallén, ambos por separado. “Pitcheo y defensa da campeonatos, no en esta liga, en cualquier liga”, pero “espero que nos mantengamos saludables. Las lesiones es algo que nos ha dado un poco duro en el pasado”.

Las Estrellas visitan hoy a los Tigres a las 11:00 a.m. en la Academia de los Marineros de Seattle, en Boca Chica.
Estrellas vencen 7-1 a los Tigres
 
Las Estrellas Orientales derrotaron al Licey 7-1 en el primer partido de pretemporada para ambos conjuntos. El partido se disputó en el Estadio Tetelo Vargas, de San Pedro. El abridor oriental, Radhamés Liz lanzó en tres episodios, con dos sencillos permitidos, una base por bolas y cinco ponches para ser el lanzador más destacado de su equipo. Gabriel Arias lanzó dos entradas en blanco como abridor de los Tigres. Las Estrellas anotaron sus primeros dos en la quinta entrada. El Licey pidió una entrada más y el pitcheo permitió cuatro en el octavo.