Rymer Liriano quiere mostrar puede jugar en la liga invernal

“Vine (temprano) al equipo para practicar un poco más el swing, un poco más la defensa también, un poquito de todo y estar más ‘ready’ para el invierno y ayudar al equipo”, expresó Liriano el miércoles a Sussy Jiménez para Licey TV.

Rymer Liriano quiere mostrar puede jugar en la liga invernal

TIERRA ALTA, Boca Chica – Rymer Liriano sabe que la temporada pasada no estuvo a nivel del aporte que esperaba ofrecer por la causa azul. También está claro que debe poner un extra para conseguir trabajo el próximo verano y que para lograr ambos objetivos tiene que mejorar sus prestaciones.

Fueron parte de las causas que lo motivaron a arribar al campo de entrenamiento de pretemporada de los Tigres del Licey en la primera fecha del llamado para jugadores de ofensiva el pasado lunes, día feriado, en la academia de los Marineros de Seattle en Tierra Alta.

“Vine (temprano) al equipo para practicar un poco más el swing, un poco más la defensa también, un poquito de todo y estar más ‘ready’ para el invierno y ayudar al equipo”, expresó Liriano el miércoles a Sussy Jiménez para Licey TV.

Adujo que el año pasado no logró la explosión ofensiva que quería para ayudar a los máximos ganadores de títulos de la pelota nacional y la Serie del Caribe, por lo cual llegó temprano a las prácticas para ayudar al conjunto y también para conseguir trabajo el verano que viene.

Con relación al año pasado con los Tigres, dijo que le sucedió como en todo béisbol, que cuando se tiene la oportunidad de jugar “y no resuelve, va para la banca”, pero que en su caso se mantuvo positivo en apoyar al conjunto, que alcanzó la Serie Final.

“Nuevamente estamos aquí para dar el cien por ciento cuando me toque tomar un turno o me pongan a jugar, para que vean que yo puedo jugar aquí, en la Liga de Invierno”, expresó el jardinero y bateador derecho que participó este 2018 con dos equipos a nivel de Triple A del béisbol estadounidense.

Acotó que este año quiere perfeccionar su bateo, ya que cuenta con buenas piernas y fuerza en el brazo para tirar, perfeccionar lo que es poner la bola más en juego y ser consistente con el bate.

El nativo de Santo Domingo, 27 años, repartió el año en dos elencos de la Liga de la Costa del Pacífico (AAA): 65 partidos con el Salt Lake Bees (Los Ángeles Angels) y 37 con Colorado Springs (Milwaukee).

En los 102 juegos acumuló average en bateo de .253, por pegar 89 hits en 352 turnos, incluyó 20 jonrones, 11 dobles y tres triples, remolcó 59 carreras, anotó 62, recibió 45 bases por bolas, tuvo promedio de embasarse de .342, robó 11 bases y lo poncharon 125 veces.