“Chica Power” del béisbol dominicano

"Estoy preparada para hacer lo que sé hacer", dijo Polanco, la chica power del béisbol infantil dominicano.

“Chica Power” del béisbol dominicano

Si no fuera por sus “No-Hitters” consecutivos contra equipos de varones y por que a los 12 años pertenece a la selección de República Dominicana de béisbol femenino Sub-20, Chantel Polanco sería una niña de pueblo, tímida y retraída, como muchas otras. Pero es evidente que Polanco no es una niña común y corriente.

En su rol de pitcher estelar del equipo de su pueblo, Esperanza, Polanco abrirá el domingo contra Maizal en la final provincial de Mao Valverde del primer Clásico de Pequeñas Ligas de República Dominicana. Jugando en un evento donde es la única hembra, Polanco dejó sin hit a sus rivales en salidas consecutivas la semana pasada.

Pero eso no es lo más asombroso. Con 12 años de edad, Polanco fue convocada para integrar la selección dominicana de béisbol femenino, categoría sub-20.

Enfrentando a chicas de hasta 19 años de edad, la niña lanzó dos entradas perfectas como relevista contra Cuba en un torneo internacional, que se celebró en junio en Santo Domingo, en el que las dominicanas perdieron la final ante Canadá.

Polanco pertenece al equipo femenino “Chicas Power” de Esperanza, pero por falta de competencia de su propio sexo, también milita en la Liga Wilfredo Torres, donde enfenta rivales varones de las categorías pequeñas ligas y juvenil. De lunes a viernes asiste a la escuela, donde cursa el séptimo año de primaria.

“Chantel es una joya. El sueño de cualquier manager de béisbol”, dijo Mónica Fernández, entrenadora de “Chicas Power”. “Puede jugar bien la mayoría de las posiciones defensivas, principalmente la segunda base y los jardines, y como lanzadora es superior”, agregó.

“Chantel es una niña silenciosa y extremadamente aplicada que no llama mucho la atención. Hasta que se sube al montículo. En el box se transforma en una fiera”, apuntó Torres, quien además de presidente de la liga que lleva su nombre es el principal directivo de la asociación de béisbol local. “Cuando está lanzando, Chantel es una verdadera chica power”, agregó el entrenador.

Polanco, quien sueña con que algún día exista una liga profesional de béisbol femenino, se enamoró del béisbol viendo jugar a su hermano mayor Enmanuel, de 20, un lanzador que llegó a ser evaluado por los cazatelentos de Grandes Ligas para firmarlo al profesionalismo antes de que una lesión frenara sus aspiraciones.

El béisbol es el pasatiempo nacional en República Dominicana, pero hasta hace una década las mujeres debían conformarse con practicar el softbol si querían alcanzar niveles superiores. Desde hace cerca de 10 años, las cosas comenzaron a cambiar y cada día hay más ligas de mujeres en el país.

“Las hembras podemos hacer las cosas que hacen los hombres”, dijo Polanco. “Me siento una ‘grandesligas’ porque ellos son niños y yo soy hembra y puedo dominarlos”, agregó.

“Jugaba softbol desde los nueve años, pero hace un año comencé a jugar béisbol. Me gusta lanzar y jugar en la segunda base. Creo que lo podría hacer bien en las próximas categorías. Ellos [los jugadores superiores] no me van a comer. Puedo dominarlos también”, dijo.

Pero antes de pensar en el futuro a largo plazo, Polanco tiene una misión importante el domingo, cuando intentará guiar a Esperanza a las finales de la región noroeste y luego a la Serie Nacional que definirá el campeón del país.

El Clásico de Pequeñas Ligas, un evento en donde participan 500 ligas y 8,000 jugadores de toda la isla, es el más reciente intento de la Federación Dominicana de Béisbol, con la ayuda de la empresa Marcador.do, de organizar de una vez y por todas el convulso sistema primario de la pelota quisqueyana.

“El Clásico de Pequeñas Ligas es un evento sin precedentes no solo para la República Dominicana sino para el área, por la cantidad de ligas y niños involucrados. Que una niña esté llamando la atención es muy agradable, porque podría ser un indicativo del futuro del béisbol en nuestro país, tanto en el masculino como en el femenino”, dijo Héctor Pereyra, presidente de Fedobe.

El equipo de Esperanza alcanzó la final regional con foja perfecta de 5-0 y sus lanzadores colgaron tres juegos sin hit, incluyendo los dos de Polanco, quien no puede usar su buena curva en pequeñas ligas por reglas de campeonato. Al bate, Polanco tiene un jonrón, un doble y dos sencillos.

“Estoy preparada para hacer lo que sé hacer”, dijo Polanco, la chica power del béisbol infantil dominicano.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.