Dominicano Carlos Martínez entra a élite de los mejores píchers

El dominicano se solidifica como un títular con los Cardenales

Dominicano Carlos Martínez entra a élite de los mejores píchers

San Luis.-El dominicano Carlos Martínez, de los Cardenales, no sólo tiene el talento para ser un lanzador de élite en el béisbol, sino que en cada apertura demuestra que es uno de los mejores en béisbol.

Martínez, sin exagerar, entra en la conversación con lanzadores como Clayton Kershaw, Madison Bumgarner, Chris Sale o Max Sherzer por la capacidad que ha evidenciado en los dos años que tiene como abridor en las Mayores.

El año pasado, su primero como abridor, se ganó un viaje al Juego de Estrellas y finalizó con marca de 14-7 y efectividad de 3.01 en 29 aperturas.

Este año va rumbo a superar esas estadísticas al compilar marca de 12-7 y efectividad de 3.13 en 24 salidas.

Ha lanzado 152 entradas y un tercio, permitiendo apenas 125 hits, 54 carreras (53 limpias), 54 boletos y 124 ponches.
Su compañero Adam Wainwright lo elogia al resaltar que Martínez ha cambiado de ser un tirador a un lanzador. “Aprendió a que el picheo es como un juego mental”, dijo Wainwright sobre Carlos.

Crecimiento

Una muestra de esa realidad es que el pasado miércoles Martínez lanzó ocho entradas frente a los Metros utilizando sólo 97 picheos, permitiendo cuatro hits.

En la anterior utilizó 79 picheos para maniatar a los Astros de Houston durante siete entradas en la que sólo permitió tres hits y una carrera limpia.

En sus últimas dos aperturas solo ha permitido dos carreras limpias y siete hits en 15 entradas. Esas actuaciones son las repuestas a su peor salida de la temporada el pasado día seis frente a los Bravos de Atlanta que lo atacaron con siete carreras (seis limpias) en cinco entradas.

Nuevo look

Los Cardenales hicieron que Martínez cambiara su peinado, una cresta shaggy rubia, que llamó a la atención del gerente general John Mozeliak, quien sugirió que tenía que “quitarsela”, según reveló el dirigente Mike Matheny.
Martínez atendió al llamado afeitándose la cabeza.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.