Dos latinos pueden crear precedentes con su ingreso al Salón de la Fama del béisbol

Ambos cuentan con el voto favorable de la fanaticada, ambos arrancaron sonoros aplausos, delirantes vítores y ambos mostraron gran respeto por el juego de béisbol mientras estuvieron dentro de la cancha.

Dos latinos pueden crear precedentes con su ingreso al Salón de la Fama del béisbol

SANTO DOMINGO. Dos latinos apuntan a crear precedentes en la escogencia del Salón de la Fama del béisbol de Grandes Ligas, el de los Estados Unidos. Ellos son el lanzador panameño Mariano Rivera y el bateador designado dominicano David Ortiz.

La trayectoria de ambos, fuera y dentro del terreno de juego, su comportamiento en la sociedad, sus acciones, sus obras, su manejo con los medios y su buena relación con la prensa deportiva, son indicadores de que podrían saltar a la inmortalidad en la primera presentación en la boleta.

Cuando el estelar cerrador de los Yankees de Nueva York y el bateador designado de los Medias Rojas de Boston sean insertados en la boleta para ser escogidos como Pabellón de la Fama, podrían ser inmortalizados en su primera presentación, lo que será un precedente en el mundo del béisbol para jugadores de esa posición.

Ambos cuentan con el voto favorable de la fanaticada, ambos arrancaron sonoros aplausos, delirantes vítores y ambos mostraron gran respeto por el juego de béisbol mientras estuvieron dentro de la cancha.

Dos latinos pueden crear precedentes con su ingreso al Salón de la Fama del béisbol

El panameño Mariano Rivera

Se retiró al finalizar la campaña del 2013, luego de 19 años en las Grandes Ligas, todos con los Yankees de Nueva York, por lo que estará en la boleta de votación para Cooperstown en el 2018.

Acumuló un total de 652 salvamentos para un promedio de 39 por temporada. En su primer año en las Grandes Ligas, 1995, actuó en 19 partidos, 10 de ellos como abridor con dos juegos finalizados y récord de 5-3 y una efectividad de 5.51; año siguiente participa en 61 partidos, todos como relevista con 14 finalizados y cinco salvamentos.

Su gran carrera como cerrador es a partir del 1997 cuando termina 56 partidos de los 66 en los que acciona y logra 43 salvamentos para los Yankees. En nueve veces logró 40 o más salvamentos.

Su mayor registro fue en el 2004 cuando salvó 53 partidos; en el 2011 alcanzó 50 rescates para un total de dos de 50 o más rescates.

Su carrera tuvo 952 partidos cerrados para un promedio anual de 58, 1283.2 innings, 286 transferencias y 1173 ponches, permitió 998 hits, 71 de ellos jonrones.

Rivera es el primero en la lista de salvamentos de por vida en las Grandes Ligas con 637, entre los que figuran, además Trevor Hoffman, 601, Lee Smith, 478; John Franco, 424; Billy Wagner, 422; Dennis Eckersley, 390; Jeff Reardon, 367; Troy Percival, 358; Randy Myers, 347; Rollie Fingers, 341; John Wetteland, 330; el dominicano Francisco Cordero, 329; Joe Nathan, 328; Roberto Hernández, 326 y el también criollo José Mesa con 321.

Además están en la lista de más salvados Todd Jones, 319; Rick Aguilera, 318; Robb Nen, 314;Tom Henke, 311; Rich Gossage, 310; Jeff Montgomery, 304; Doug Jones, 303; Francisco Rodríguez, 303;Jason Isringhausen y Bruce Sutter, que tuvieron 300 rescates.

Dos latinos pueden crear precedentes con su ingreso al Salón de la Fama del béisbol

Mariano, el pastor religioso

Sus últimos años como cerrador de los Yankees los compartió como pastor de la iglesia evangélica, llevando “la palabra de Dios” a muchos lugares de Latinoamérica. La República Dominicana fue uno de sus destinos en varias ocasiones, reuniendo a cientos de feligreses en la iglesia, que está ubicada en la avenida Duarte con María Concepción Bona, invitado por su amigo y compadre, el también ex lanzador de los Yankees Dámaso Marte. También México y el Estado de la Florida y el de California en los Estados Unidos.

En su prédica, dentro y fuera del béisbol, ha dejado bien sentada su fe en el Señor, y la ha afianzado desarrollando labores de caridad y atención para los más necesitados.

“Mis lanzamientos salvaron muchos partidos para los Yankees de Nueva York, mis palabras serán de salvamento para muchos seres en el mundo”, había dicho en una ocasión el estelar pitcher de Panamá.

Su creencia en el Señor data desde cuando tenía 21 años, por lo que en más de una ocasión afirmó que su talento en el campo de juego se lo debe al Todopoderoso.

Refugio de Esperanza se llama la congregación desde donde, tanto Mariano como su esposa Clara de Rivera, proyectan actividades de ayuda para miles de necesitados en Latinoamérica. Por medio de esa iglesia donan comida, ropa y otros recursos para los más necesitados, construyen centros comunales, centros docentes y locales para iglesias.

“Creo en Dios y mi deseo es complacerlo siempre, todos mis logros se los debo a él”, ha dicho Mariano en más de una ocasión.

Dos latinos pueden crear precedentes con su ingreso al Salón de la Fama del béisbol

El dominicano David Ortiz

Tres años después de haberlo hecho Mariano, se produce el anuncio de retiro del dominicano David Ortiz Arias. En 2016 se va del béisbol “toda una leyenda”, finalizando entre los mejores en bateo en las Grandes Ligas, líder en dobles, entre los mejores en impulsadas y en cuadrangulares.

Ese año fue perfecto en robo de bases. Salió en dos ocasiones y en ambas llegó “safe” a la intermedia.

Se retira al término de 20 años en las Grandes Ligas, luego de su inicio con los Mellizos de Minnesota en el 1997, donde estuvo hasta el 2002, para ingresar a los Medias Rojas de Boston por la intervención de “mi compadre”, Pedro Martínez, para ese entonces el estelar del conjunto de Boston.

Su condición de bateador designado ha sido señalada como la causa por la que no ha recibido los votos suficientes para ser Jugador Más Valioso en varias ocasiones, pero se espera que esta vez, al momento de ser presentado para la inmortalidad, los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de Grandes Ligas, los facultados para ejercer el voto, obvien tal condición y valoren sus números a lo largo de su carrera y la importancia de sus batazos en las victorias de su Boston. Tres anillos de Series Mundiales, además de su promedio al final de su carrera, son su principal aval, junto a su obra filantrópica, tanto en los Estados Unidos como en la República Dominicana.

Ortiz podrá optar por la inmortalidad en el béisbol de los Estados Unidos en el 2021.

Su carrera concluye con un promedio de .286, 1768 carreras empujadas, 542 jonrones y 1419 carreras anotadas. Lo poncharon en 1750 ocasiones, recibió 1319 transferencias y conectó 2472 hits, incluyendo 632 dobles y 19 triples.

Dos latinos pueden crear precedentes con su ingreso al Salón de la Fama del béisbol

Entre los mejores

Figura como el séptimo mejor en jonrones en la lista de todos los tiempos con sus 642 batazos de cuatro bases, superado solo por Barry Bonds, 762; Hank Aaron, 755; Babe Ruth, 714; Alex Rodríguez, 696; Willie Mays, 660 y Ken Griffey Jr., 630.

Supera a los dominicanos Sammy Sosa, 609; Albert Pujols, 591; y a Frank Robinson, 586; Mar McGwire, 583; Rafael Palmeiro, 569, Reggie Jackson, 563 y al criollo Manny Ramírez 555.

Ortiz es el número 21 en la lista de empujadas de todos los tiempos, que encabeza Hank Aaron, 2.297; Babe Ruth, 2.220; Cap Anson, 2.075; Barry Bonds, 1.996; Lou Gehrig, 1.992; Stan Musial, 1.951; el dominicano Alex Rodríguez, 1.950; Ty Cobb, 1938; Jimmie Foxx, 1.922; Eddie Murray, 1.917; Willie Mays, 1.903; Mel Ott, 1.860; Carl Yastrzemski, 1.844 y Ted Williams, 1.839.

Además, Ken Griffey, 1.836; Rafael Palmeiro, 1.835; Dave Winfield, 1.833; el dominicano Manny Ramírez, 1.831; Al Simmons, 1.828; Frank Robinson, 1.812; Ortiz, 1768; Honus Wagner, 1.733; Frank Thomas, 1.704; Reggie Jackson, 1.702.

Dos latinos pueden crear precedentes con su ingreso al Salón de la Fama del béisbol

Cirugías gratis para niños pobres

Cientos de niños dominicanos y residentes en Boston han sido beneficiados con cirugías del corazón y cateterismo por la Fundación David Ortiz.

La celebración de diferentes actividades para la recaudación de fondos, como el tradicional torneo de golf de celebridades que realiza cada año, son las principales fuentes de captación de recursos para cumplir esos propósitos, que están dirigidos a beneficiar a niños cuyos padres no cuentan con recursos para cubrir el costo de las intervenciones quirúrgicas.

Cada cirugía cardiovascular en Estados Unidos oscila entre 35 y 40 mil dólares y son realizadas en Cedimat por medio de ese programa.

Ortiz ha destacado la asistencia del “eminente cirujano Cardiovascular doctor Mark Galantowicz, quien funge como Jefe de Cirugía Cardiotorácica Pediátrica del Hospital Nationwide Children’s, y el equipo de Cirugía Cardiovascular Pediátrica de Cedimat, liderada por el doctor Juan León Wiss”.

“Es un privilegio contar con la presencia del doctor Galantowicz en Repúiblica Dominicana, tanto para nosotros como profesionales como para los pacientes que se están operando”, sentenció en una ocasión Ortiz, al tiempo de afirmar que “son niños con patologías muy complejas que sin esta oportunidad estarían condenados a fallecer”.

El Fondo para la Niñez David Ortiz está comprometido con el bienestar de los niños con enfermedades cardiacas.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.