El grueso criollo se concentra en la tercera almohadilla

El grueso criollo se concentra en la tercera almohadilla

Santo Domingo,Rep.Dom.-Amado Samuel (1962) y Erik González (2016) son el alfa y la omega entre los torpederos dominicanos, una posición que ha sido marca país con productos de todos calibres, desde Tony Fernández hasta José Reyes pasando por Miguel Tejada, Alex Rodríguez, Alfredo Griffin, Erick Aybar y Hanley Ramírez.
Pero la campaña 2017 ése peso quisqueyano proyecta volver a moverse unos pasos hacia la derecha del campo corto. Con siete hombres “sembrados” para la próxima campaña la antesala se ha convertido en la posición de más dominio entre los criollos.

Es tal la profundidad en la posición que cuando el pasado viernes se conoció que Adrian Beltré, un cinco veces ganador del Guante de Oro y a centímetros de Cooperstown, se puede desmontar del Clásico Mundial de Béisbol no cundió el pánico.

Además de Beltré (Texas), en Baltimore, Cleveland, Minnesota, San Luis, San Francisco y Filadelfia será un dominicano quien defienda la esquina caliente cuando se empiece a jugar béisbol “de verdad” en abril.

Beltré llega a su vigésima temporada con contrato garantizado para jugar en 2018 por US$18 millones cuando tendrá 39 años. Un bateador de .286 de por vida, en 2017 puede alcanzar los 3000 hits (necesita 58), a 600 dobles (les faltan 9) y es el tercer dominicano en victorias sobre jugador reemplazo (WAR) con 90.2 en Baseball-Reference, solo detrás de Alex Rodríguez (117.7) y Albert Pujols (101.1).

Manny Machado (Orioles):

Su nombre entra en la conversación de los de mejores de la actualidad, esa que suele encabezar Mike Trout y en la que también figuran Kris Bryant, Bryce Harper y Josh Donaldson. En 2016 tuvo 6.5 WARs en una campaña en la que bateó .294 con 37 jonrones y 96 impulsadas.

José Ramírez (Indios):

Hasta finales de junio pasado este banilejo firmado como torpedero rodó entre el jardín izquierdo, la segunda y la tercera hasta que Terry Francona lo fijó en la antesala. En su primera gran campaña bateó .312, pegó 46 dobletes y produjo 76 vueltas, con 24 años.

Miguel Sanó (Mellizos):

En segunda estación en el Gran Circo, Sanó atravesó un momento de baja en julio antes de acelerar. Comenzó como bateador designado y jardinero derecho, pero fue en tercera donde disputó la mayor cantidad de partidos (42) y esta vez Minnesota le ha entregado la base. Terminó con 25 cuadrangulares y 66 producidas a los 23 años.

Jhonny Peralta (Indios):

Una lesión en su dedo pulgar izquierdo en los entrenamientos abrió el espacio para que el cubano Aledmys Días fuera colocado en el campo corto y cuando Peralta regresó (junio 7) fue movido a la tercera base. El santiaguense solo disputó 82 partidos y el equipo decidió que jugará el último año de su contrato en la posición cinco.

Maikel Franco (Filis):

Llamado a ser figura en el nuevo proyecto de Filadelfia, Franco puso los números de poder (25 vuelacercas, 23 dobles y 88 remolcadas) con 23 años. Su defensa mejoró, pero esta le costó seis carreras de acuerdo a Frangraphs.

Eduardo Núñez (Gigantes):

Una vez señalado como heredero de Derek Jeter en el campo corto de los Yanquis, Núñez hizo la fila en Minnesota y en 2016 encontró el espacio (bateó .296 en 395 turnos) y asistió al Juego de Estrellas antes de ser transferido a San Francisco, donde comenzará 2017 como el titular. 

Leave a Reply