Estrellas de la NBA en una de las cárceles más temidas de EEUU

La prisión estatal de San Quentin, en California, reconocida por albergar a los criminales más reconocidos y peligrosos de Estados Unidos, recibió este fin de semana a dos estrellas de la NBA y de los Warriors de Golden State: Kevin Durant y Draymond Green.

Durant y Green no han hecho nada penado por la ley, solo que el quinteto californiano ha organizado visitas a diferentes cárceles en los últimos cinco años y en esta ocasión les tocó a ambos jugadores, que lanzaron unos balones al aro, jugaron dominó y firmaron autógrafos.

La prisión de San Quentin es el recinto que tiene la mayor parte de condenados a muerte en Estados Unidos. De hecho, al concluir el pasado año había más de 700 reclusos en el llamado “corredor de la muerte”. Al menos por un rato, Durant y Green les hicieron olvidar sus penas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: