Estrellas enfrentan la presión por inicio lento

Racha. Con cuatro derrotas consecutivas, los verdes ocupan el último lugar y los síntomas no prometen mejoría inmediata. Reto. Manny Acta llamó a no apretar el botón del pánico.

Estrellas enfrentan la presión por inicio lento

SAN PEDRO DE MACORÍS.- El síndrome más dañino del béisbol invernal dominicano está estacionado en el estadio Tetelo Vargas con su amenaza de quitar la tranquilidad a directivos, personal de oficinas, técnicos y jugadores.

El inicio lento es la terrible enfermedad que ha provocado cambios, despidos (en este caso gerente y dirigente están blindados), motines de fanáticos en redes sociales y hasta desavenencias entre ejecutivos. La Lidom no tiene paciencia para los sotaneros y los nervios de los integrantes del equipo que comienza lento son puestos a prueba en cada invierno. Jugada la cuarta parte del calendario de la serie regular del béisbol profesional dominicano, las Estrellas Orientales juegan siete partidos bajo .500 (3-10), lo que llama a preocupación a los seguidores del campeón vigente de la Lidom.

Manny Acta, gerente de los orientales, entiende que aun no es tiempo de apretar el botón del pánico, de acuerdo a una nota del departamento de prensa del equipo verde. Tras caer el domingo ante los Toros para su cuarta derrota consecutiva, las Estrellas se alejaron a tres juegos del cuarto lugar que comparten Gigantes del Cibao y Tigres del Licey.

Misión posible
El trabajo que tienen los orientales por delante es viable por el momento, pero es perentorio parar la racha negativa. Con la base en el récord de .500 o más, que casi siempre es garantía de clasificación, las Estrellas necesitarían ganar 22 de 37 para meterse en la semifinal.

Nada imposible, si la casa se pone en orden. Los verdes presentan problemas para facturar carreras, con 41 anotadas en sus 13 partidos, empatados con Licey en la última posición del encasillado y 20 anotaciones menos que los co-líderes Leones del Escogido y Toros del Este (61). La tropa de Fernando Tatis no está llegando a las almohadillas con una frecuencia efectiva, ya que su OBP es un pobre .293, solo Licey es peor (.260).

El promedio de carreras limpias de 4.09, apenas supera a los Gigantes (4.47), muy apartado del 2.84 del Escogido, líder del torneo con 10-3. A tiempo para la cura, el barco verde aun no enfrenta la cuarentena, pero si el rumbo no varía en lo inmediato el calendario será el peor enemigo del equipo.

22-15
Deben jugar las Estrellas.
Los verdes necesitan este récord para jugar para .500 y aumentar sus posibilidades.