Jomar Reyes se cree listo para aprovechar chance con Licey

SANTO DOMINGO – Frecuentes lesiones en sus manos que le han inducido a dos cirugías, han retrasado el desarrollo al tercera base Jomar Reyes, en Estados Unidos, como para su participación con los Tigres del Licey en la pelota otoño invernal.

Tomado por los Tigres como segundo pick general, después que el Escogido seleccionó de primero a Rafael Devers en el Sorteo de Novatos de 2015, el capitalino de 22 años ha estado cuatro años seguidos en Clase A avanzada de los Orioles de Baltimore y cuando -por fin- fue subido a Doble A para el último mes de 2019, volvió a lastimarse después de solo un partido y ya no pudo jugar más.

Pero ahora ha estado desde el primer día de pretemporada de los Tigres y comenzó en la alineación desde el partido inaugural el 12 de octubre de este 2019-2020, muestra de su afirmación de que, “estoy muy listo” para el reto y siente que está aprovechando la oportunidad que le anunció su dirigente Pedro López, de darle muchos juegos.

“Ese fue el plan desde el principio, que dijo el manager, que me iba a dar juegos suficientes para que yo demuestre mi talento y me pueda lucir, como hasta ahora está pasando”, expresó Reyes a SussY Ileana Jiménez para Licey TV, luego de los primeros cuatro partidos, en los que ha estado pegando a la pelota con solidez, aunque varios batazos han salido de frente.

El gigante de 6’3” de estatura y 220 libras asegura que sigue trabajando fuerte en el plano defensivo, como es su propósito y el plan de los Orioles de Baltimore. “Todos los días aparo muchos rollings, en tercera y en primera, todos los días aparo mucho; mucha, mucha, mucha defensa, siempre”, insiste.

Habla de la juventud que hay en el conjunto azul de inicio de temporada, con los que se lleva muy bien y dice conoce a varios desde Estados Unidos, como el jardinero Nich Heath, el infield Blake Trahan, al criollo Erick Mejía que conoció el año pasado con el equipo, entre otros. “Con todos me llevo bien, pero muy bien, gracias a Dios”.

Explica que con el buen estado de salud en que se siente, su propósito es estar toda la temporada con los Tigres, siempre con un “Si dios lo permite”.

El muchacho que ha tenido una cirugía en cada una de sus manos, señala que en el último mes que estuvo sin jugar por dolor en una de ellas, aprovechó para trabajar en su físico, que es la razón por la que se siente en buen estado.

En su cuarta temporada con Frederick, sucursal de los Orioles en la Liga de Carolina, Clase A avanzada, Reyes disputó justo 100 partidos, logró promedio al bate de .283 (110 imparables en 389 turnos). Pegó 24 dobles, ocho cuadrangulares, remolcó 47 carreras, anotó 35. Recibió 11 bases por bolas, su OBP (porcentaje de embasarse) fue .319, se ponchó 73 veces.

 

A %d blogueros les gusta esto: