Las Aguilas prometen levantar su vuelo bien alto

Promesa. El presidente del equipo, Adriano Valdez Russo, hizo un llamado a los jugadores para que den el todo por el todo en el terreno de juego.

Las Aguilas prometen levantar su vuelo bien alto

SANTIAGO. El presidente de las Águilas Cibaeñas, doctor Adriano Valdez Russo, proclamó que el equipo está preparado para emprender el vuelo hacia la conquista de la corona 22 en el campeonato de béisbol otoño invernal 2019-20, que comienza mañana.

Valdez Russo fue el orador principal en la rueda de prensa de los aguiluchos, celebrada con todo esplendor ayer en el Hotel Hodelpa del Gran Almirante.

Destacó, además, el gran esfuerzo del equipo por mejorar el estadio, que se ha convertido este año en el primero en colocar el bullpen con los estándares del MLB, por lo que ha recibido el visto bueno de la organización que rige el béisbol mayoritario.

Habla el gerente. El gerente general de las Águilas Cibaeñas, Ángel Ovalles, dio conocer ayer la rotación de lanzadores abridores que utilizará el manager Omar López en los primeros partidos.

Ante la ausencia del dirigente López en la rueda de prensa, Ovalles dio a conocer los cuatro pitchers que utilizará al comienzo de la temporada 2019-20, que arranca este sábado 12.

El eficiente Richelson Peña subirá a la lomita mañana sábado cuando las Águilas visiten a los Gigantes del Cibao en el estadio Julián Javier, de San Francisco de Macorís.

El domingo cuando las Águilas jueguen su primer encuentro en el estadio Cibao, recibiendo a las Estrellas Orientales, subirá al montículo el veterano cubano Yunesky Maya, quien está entrenando desde el primer día.

Las Águilas jugarán dos partidos corridos contra los Toros, el lunes en La Romana donde abrirá Cody Poteet y el martes en Santiago donde tirará el importado Luke Westphal.

Ovalles también se refirió a la profundidad en la receptoría donde figuras jugadores del calibre de Francisco Peña, Wilín Rosario y Deivi Grullón.

“Tenemos jugadores que pueden producir carreras para respaldar el grueso de lanzadores, como son, Robel García, Luis Valenzuela, Isaías Tejada, Diego Goris, Rainel Rosario, Juan Carlos Pérez, Leody Taveras, Adrian Valerio y Alfredo Marte.

Destacó además la presencia de importados desde el primer días, como son el panameño Edmundo Sosa y los estadounidenses John Nogowaki, Domonic Brown, y Jacob Robson.

Elogió operaciones de béisbol

“He tenido la dicha de trabajar con un gran Departamento de Operaciones capacitado y todos empujando hacia la misma dirección, siendo Braly Guzmán y Tomas Jiménez asistentes especiales en la parte operativa”, sostuvo Ovalles.

Agregó que cuentan con un departamento de evaluaciones capaz y con mucha hambre de aportar, destacando a Alex Martínez, Luis Polonia Junior, Raimy Dicent, Junior Fermín y Luima Sánchez.

“En el manejo de nuestras estadísticas contamos con un personal altamente capacitado como lo son: Kevin Cabral y Luichy Sánchez y con una asesoría especial de experimentados hombres de beisbol en Gustavo Llenas y Tony Batista”, manifestó.

Ovalles también reflexionó: “Siendo estudioso de la cultura de nuestra franquicia hemos apostado nuevamente a que nuestro personal de coaches que acompañan a nuestro dirigente Omar López sean hombres que le corra la sangre aguilucha por sus venas, esa ha sido la historia y no he venido a Santiago a cambiarla.

De nuestros 21 campeonatos el 80 % de ellos tenemos que saber que se dividen entre grandes aguiluchos como lo son el más grande de ellos Winston Llenas (ha estado en 20 de los 21 campeonatos, y gracias a Dios cuento con su apoyo y consejos), Félix Fermín el manager más ganador de la historia de Lidom, Tony Pena y Miguel Diloné han sido dirigentes a través de la historia de nuestra franquicia; Y cuando hemos tenido dirigentes extranjeros podemos recordar que siempre han estado rodeado de un staff de coaches que les corre la sangre Aguilucha”.

Cuestionado sobre el manager dijo, “en Omar López vimos el hombre con el carácter idóneo y liderazgo natural para capitanear este barco donde tendrá plena autoridad de actuar a mi nombre”.