MacLane tiene la encomienda de empatar la final

En 10 partidos, todos como abridor, tuvo marca de 3-3 con efectividad de 2.37. Lanzó 49.1 entradas cedió 46 hits, un jonrón, 16 carreras, 12 limpias con seis boletos y 26 ponches. La oposición le bateó para .246.

MacLane tiene la encomienda de empatar la final

SANTO DOMINGO – Tras caer con “las botas puestas” en la primera batalla, los Tigres del Licey reagrupan sus tropas para defender su terruño por vez primera en la serie final y que mejor que poner el batallón en manos de un pitcher cuyo apellido suena a protagonista de “thriller” cinematográfico.

Evan MacLane será el pitcher abridor en el segundo partido de la final y en el cual los Tigres reciben a las Águilas Cibaeñas en la continuación del torneo de béisbol otoño invernal 2016-2017 dedicado a Alejandro Asmar Sánchez (Chito) en el estadio Quisqueya Juan Marichal.

El veterano zurdo, que hace diez años debutó en la liga con el uniforme rayado del Licey, está de regreso a las filas gloriosas para reforzar la rotación de abridores.

Los Tigres vienen de perder con pizarra de 4-3 en su visita al estadio Cibao de Santiago de los Caballeros en un partido celebrado el jueves por la noche. Yamaico Navarro bateó de 4-2 con una anotada, Jason Rogers (4-1, anotada y empujada) y Austin Wynns (3-1) dieron un doble cada uno.

MacLane (2-0, 3.00) –quien está en su tercera serie final y primera con el Licey- no se enfrentó al equipo aguilucho durante el Round Robin. Vio acción con las Estrellas Orientales durante la serie regular antes de ser elegido por los Tigres en el sorteo de importados de los equipos eliminados en la primera fase del campeonato.

En 10 partidos, todos como abridor, tuvo marca de 3-3 con efectividad de 2.37. Lanzó 49.1 entradas cedió 46 hits, un jonrón, 16 carreras, 12 limpias con seis boletos y 26 ponches. La oposición le bateó para .246.

Se enfrentó en dos ocasiones al equipo cibaeño. El 14 de noviembre fue el lanzador perdedor como home club con labor de 4 episodios, 5 imparables, dos vueltas merecidas, tres bases por bolas y dos ponchados. El 30 de noviembre, también en San Pedro de Macorís, trabajó durante 5 entradas, le dieron tres hits y le anotaron una carrera limpias con un ponche y un boleto. Cargó con el revés.

En los partidos que vio acción como dueño de casa en la serie regular, MacLane tuvo una foja de 2-3 con un porcentaje de carreras limpias de 2.05. En seis aperturas lanzó 30.2 episodios en los que permitió 24 hits, 8 carreras, 7 merecidas con seis boletos y 26 ponches.

Durante nueve temporadas en el béisbol criollo, las últimas ocho con las Estrellas, presenta marca de 22-20 con efectividad de 3.19. Ha visto acción en 84 encuentros, 82 como abridor. En 400.1 innings ha cedido 389 hits, 23 cuadrangulares, 169 vueltas, 142 limpias con 59 bases por bolas y 244 ponchados.

Con el Escogido en la final de 2013 tuvo marca de 1-0 con efectividad de 2.92 en dos partidos iniciados. Trabajó en 12.1 innings, le dieron 10 hits, le anotaron 5 carreras, 4 merecidas, con un boleto y 10 ponches. En 2014 en la misma instancia con las Estrellas su foja fue de 1-1 con porcentaje de carreras limpias de 0.90. En dos compromisos lanzó 10 episodios, cedió 8 imparables, 3 vueltas, una limpia, con una base por bolas y dos ponchados.

En total en sus dos anteriores presentaciones en las finales, presenta récord de 2-1 con una efectividad de 2.02. En 4 encuentros ha lanzado 22.1 entradas de 18 hits, 8 carreras, 5 merecidas con dos boletos y 12 ponches.

Tyler Alexander (0-0, 0.00) es el probable lanzador abridor por las Águilas.

Tigres seis de seis !!!

Los Tigres ingresan a la final del torneo invernal 2016-2017, en situación en la que ya estuvo en siete ocasiones y en seis terminó celebrando con el trofeo en alto. Se trata de las veces que el Licey arribó a la serie definitiva, después de haber perdido la del año anterior, lo cual es parte de la gloriosa trayectoria que ha forjado para liderar la Liga dominicana con 21 coronas.

Ese andar comenzó en la misma época de verano en la que comenzó el circuito de la patria de Juan Pablo Duarte, que incluyó cuatro años (1951-54). Después de ceder 4-3 victorias ante las Águilas en la final de 1952, los felinos retornaron a la misma instancia en 1953 para derrotar al mismo team cibaeño 4-1. Tardó 20 años para repetir ese hito. Los azules cayeron 5-2 en 1971-72 ante las Águilas de Ozzie Virgil, pero en 1972-73 volvió para doblegar a las Estrellas 5-2 con Tom LaSorda al mando.

En 1975-76, la tropa azul fue abatida por la amarilla 5-2, pero hizo efectiva la venganza en 1976-77, al batirlas por la misma diferencia (5-2) con Buck Rogers en el timón. Hubo que esperar 22 años para repetirse: en 1997-98, el Licey perdió 4-2 de las Águilas, pero al año siguiente (1998-99) hizo presencia en la final con Dave Jauss de capataz, para batir al Escogido por 5-4.

El fenómeno sucedió de nuevo en 2004-05, cuando el conjunto allende La Cumbre superó al capitalino azul 4-3, pero en 2005-06, al mando de Rafael Landestoy, los Tigres se vengaron por 5-2 del mismo club mamey.

La única ocasión en que el club fundado en 1907 no ganó una final disputada, luego de sucumbir en la anterior, fue en la campaña 2007-08, cuando cedió 5-3, después de caer 5-2 en 2006-07, ambos contra el rival cibaeño. Es la única vez que los Tigres han perdido dos finales seguidas.

Sin embargo el Glorioso se reivindicó en la campaña 2008-09, al disponer de los Gigantes del Cibao por 5-0, con José Offerman como dirigente. Todo esto sucedió en medio de una seguidilla de seis finales (sucesivas) que disputó la enseña azul entre 2004 y 2009.

En esta final de 2016-17 los Tigres se encuentran en la misma disyuntiva que en las siete relatadas, pues viene de ceder el año pasado ante los Leones por 5-1. Ahora queda esperar si prevalecerá el historial que le ha privilegiado en seis de siete ocasiones.

Para lograrlo, deberá terminar con otro designio que favorece a las Águilas: han ganado cuatro coronas (incluyendo las tres últimas), cuando la final cae en años 7. Solo el Escogido (1956-57) y el Licey (1976-77) se interpusieron ante ese “capricho” de la pelota local, que los Tigres desafían ahora. ¿Cuál se impondrá? ¡A esperar!

Yemín Mercedes retorna !!!

La organización Orioles de Baltimore concedió permiso para que el receptor Yermín Mercedes se reintegre al Licey y lo utilicen como crean conveniente en lo que queda del torneo de béisbol invernal dominicano 2016-17, que se encuentra en su etapa final.

Operaciones de Béisbol de los Tigres anunció este viernes sobre la inserción en el cuadro azul de Mercedes, quien inició la temporada con el equipo, pero se apartó por sufrir una lesión y tras su recuperación necesitó del permiso de su organización en los Estados Unidos.

Mercedes fue campeón de bateo en la Liga del Atlántico Sur (A), con promedio de .353 en 91 partidos y 340 turnos oficiales; luego bateó .318 en 31 choques y 107 paradas en Clase A Avanzada. Con el Licey este año como jugador ocasional accionó en 12 encuentros, conectó de 31-6 para promedio de .194. Entre sus batazos incluyó un doble, remolcó y anotó de a tres carreras, recibió un boleto y cuatro ponches.

Leave a Reply