Miguel Sanó afirma que es un hombre renovado

Miguel Sanó afirma que es un hombre renovado

Desde que terminó la temporada del 2016 los Mellizos de Minnesota le comunicaron al dominicano Miguel Ángel Sanó que jugara pelota invernal, ya que él sería el tercera base  titular del equipo para la temporada 2017, razón por la que el espigado jugador prefirió alejarse de ciertos entretenimientos que entendían le quitaban concentración.

Sanó dejó las redes sociales, las andanzas y prefirió no jugar con las Estrellas Orientales para adentrarse de lleno en un programa para bajar de peso: el resultado, Sanó hoy exhibe unas 15 libras menos y se nota muy renovado en cuando a su actitud como pelotero.

“El último día de la temporada del 2016 el dirigente Paul Molitor me dijo que jugara con las Estrellas. Sin embargo, le dije que preferiría ponerme en un programa para trabajar mi físico, principalmente bajar de peso, y ellos (Minnesota) lo entendieron”, declaró Sanó en medio de la inauguración de la academia de los Mellizos de Minnesota, ayer en el municipio de Boca Chica.

“Abandoné las redes sociales por unos meses, me inhibí del alcohol, todo eso para llegar en mejor forma y actitud a los Campos de Entrenamientos con miras a la temporada de este año”, agregó el nativo de San Pedro de Macorís.

“Como pueden ver tengo 15 libras menos, gracias a un riguroso programa que tuve aquí y en New York. Para lograr esto tuve que cohibirme de muchas cosas, como por ejemplo no jugar con las Estrellas Orientales”.

Contento en tercera
Otro de los temas que Minnesota le planteó a Sanó fue el de retomar a la tercera base, posición la cual jugó a inicios de su carrera.

“Cuando me dieron la noticia me sentí contento, como cuando un padre recibe a un bebé. Estoy trabajando todos los días con Fernando Tatis en un complejo de San Pedro de Macorís desde las tres de la tarde. Ahí trabajo la defensa para volverme adaptar al ritmo de la tercera base, y claro, hago práctica de bateo siempre”, observó Sanó, quien tiene 23 años de edad.  

Cuestionado sobre que tan difícil será la adaptación, ya que el año pasado tuvo más juegos en los jardines y como bateador designado, Sanó dijo que no será problemas para él, ya que siempre se mantuvo tomando rodados en las practicas del equipo. La temporada pasada, Sanó jugó en 42 partidos en la tercera base, de 116 partidos en lo que tuvo acción.

Observó que tuvo muchos problemas de lesiones el año pasado y que por eso no tuvo una mejor temporada, la que definió como mala, pese a que sacó 25 pelotas del parque.

Dijo que se pasó la temporada en medio de lesiones del “hamstring” y de uno de sus codos, razón por la cual no puso mejores números.

Aseguró que para tener una gran campaña está temporada con los Twins, sólo necesita estar en salud.

Sanó, en 116 partidos con los Mellizos despachó 25 cuadrangulares, remolcó 66 y puso promedio de .236. Conectó 22 dobles, pero se ponchó 178 veces, promediando más de un ponche por partido.

Leave a Reply