Néstor Cortés, una salida de calidad

Néstor Cortés, una salida de calidad

Néstor Cortés, pítcher zurdo de las Estrellas Orientales, registra la mejor apertura en distancia y efectividad en el torneo “Pepe Busto”, cuando el martes 17 de octubre ante los Toros del Este, en 6 episodios, aceptó 2 hits, 0 carreras y 7 ponches. El nativo de Hialeah fue drafteado por los Yanquis de New York en el 2913.

En la Liga Dominicana el juego completo, el facturar 10 ó más ponches por salida y lograr un lanzador 100 ó más “K” en una estación son piezas guardadas hace rato en el archivo muerto.

El último pitcher en recorrer la ruta completa en la Lidom fue el cubano Raúl Valdés, el sábado 15 de noviembre del 2014, una blanqueada de 5 hits, en la victoria de los Toros del Este 2×0 sobre los Tigres del Licey.

Si bien es cierto que en el béisbol los juegos completos recibieron “cristiana sepultura” en la Liga Dominicana, los pitchers con 100 ó más ponches por estación hace rato que “descansan en paz”.

Desde 1951 hasta la fecha, sólo en ocho ocasiones un lanzador ha logrado ganar el liderato de ponches con 100 ó más.

El último en lograr esta proeza fue el estadounidense James Rodney Richard en 1974-75 con las Estrellas Orientales, al fusilar a 103 rivales. El nativo de Vienna, LA, es el único lanzador que ha logrado 100 ó más ponches en la Liga Dominicana y 300 ó más en las Grandes Ligas. Ponchó 303 en 1978 y 313 en 1979 con los Astros de Houston.

Los primeros lanzadores en pasar la barrera de los 100 ponches fueron el puertorriqueño Luis -Tite-Arroyo y el venezolano Emilio Cueche en 1952. Arroyo, bautizado como el “Orgullo de Tayabao” con los Leones del Escogido ponchó 101 y Cueche, apodado “El Cuchillo” por el frecuente uso de su slider, anestesió también a 101.

En la Época de las Luces, el primer lanzador en lograr el liderato de ponches con más de 100 fue el estadounidense Pete Burnside, de los Leones del Escogido, con 109 en 1956-57.

Otro lanzador estadounidense que hizo historia en la Lidom fue Stan Williams, también del Escogido, en 1959-60 se llevó 105 por la vía del ponche.

El primer dominicano en lograr 100 ó más “K” en una campaña fue “La Montaña” Noroestana Guayubín Olivo, con 160, en 1960-61 con los Tigres del Licey.

Esos 160 estrucados es el récord nacional de todos los tiempos y es uno de los registros sagrados de la pelota nuestra. Diríamos que será imposible de romper.

Gaylord Perry, en 1963-64, con los Leones Escogido, récord 8-8, ponchó 106 y es el único de ese club de 8 miembros que está en el Salón de la Fama de Cooperstown.

Steve Bailey con los melenudos fusiló 101 en 1967-68.

Twitter: @bienvenidorv

Leave a Reply