Reporte de Escuchas de Sergio Alcántara

Reporte de Escuchas de Sergio Alcántara

SANTO DOMINGO – El bate de Alcántara podría ofrecer un valor interesante y llegaremos allí, pero cualquier análisis de este paracorto debe comenzar con sus mejores herramientas: su brazo y su guante.

Larguirucho y delgado, es un buen atleta en el campo corto y debe mejorar en la posición mientras crece. Pero incluso ahora, muestra muy buen alcance, buenos tiempos de reacción, una capacidad excepcional para leer la pelota desde el bate, y un guante suave que muestra consistencia más allá de su relativa falta de experiencia profesional.

Su brazo, también, es excepcional, y le servirá bien, ya que es probable que se fije en la posición al avanzar, al menos en los próximos años. Alcántara ya muestra la habilidad de ser un campo corto defensivo por encima de promedio, y se trasladó a la perfección a la posición en un ambiente muy exigente a finales de septiembre durante la carrera por los playoffs con Visalia en Alta Clase A.

No hay duda de que es probable que sea un prospecto de guante de primera en la medida que avanza, y debe ir tan lejos como su defensa pueda llevarlo, incluso con un bate ambidextro interesante.

Ahora, en la ofensiva, Alcántara ha demostrado ser alentadoramente capaz de poner la masa del bate en la pelota, y aunque batea con poca potencia -y siempre debe seguir haciéndolo- tiene un buen control del bate desde cada lado del plato y una madurez en su actitud más allá de su experiencia.

Él es paciente en el plato, entiende su zona de strike, parece tener un plan en sus turnos al bate, y hace ajustes notables con dos strikes para defenderse de los lanzamientos mañosos y poner la pelota en juego.

Todos estos son rasgos importantes teniendo en cuenta su probable rol a largo plazo como un bateador abridor o de abajo en la alineación, de quien se espera poco poder y mucha consistencia para embasarse.

El poco poder que Alcántara tiene vendrá del lado derecho más que del izquierdo, pero eso es insignificante. Él podría un día llegar a ser un bateador de promedio, sin embargo, y su bateo debe seguir desarrollándose bien teniendo en cuenta lo bien que consigue poner la masa sobre la pelota.

Saber que está haciendo todo esto justo cuando cumple 20 años -y en contra de oponentes varios años mayores- es una buena señal para su futuro, y podría poner a Alcántara en el mapa como una futura opción de utility de grandes ligas o, si puede desarrollar su bate suficientemente bien a medida que avanza, un posible campo corto de todos los días.

Leave a Reply