Una semana en la que se puede definir todo o cerrarse para final de fotofinish

Una semana en la que se puede definir todo o cerrarse para final de fotofinish

SANTO DOMINGO. Los Toros comenzaron la jornada de ayer en el sótano, pero en las matemáticas convencionales tienen espacio para dar caza hasta a los punteros Gigantes, si bien el Método de Montecarlo apenas les da un 12.3% de probabilidades de pasar al round robin y un 36% al Escogido.

La serie regular del torneo que ha visto al conjunto nordestano dominar prácticamente todo el trayecto, al Licey hacerle sombra sin poder ni velocidad, a las Águilas resurgir de las cenizas y al Escogido perder nueve de diez, dobla la curva de la Paraguay.

Hace un año para la fecha, Estrellas y Tigres ya tenían sus boletos con 26 triunfos y el Escogido iba tercero con 23 en un torneo que comenzó seis días antes que el actual.

La novena y penúltima semana de competencia, que arrancó ayer y termina el domingo, puede definir los cuatro clasificados o cerrar a nivel de fotofinish un standing con tantas opciones que impide hablar de futuro después de la Navidad o levantar banderas blancas.

Es una semana en la que los seis conjuntos jugarán mirando hacia las pizarras de los otros partidos, en la que habrá que sacar calculadora y donde todavía nadie puede arriesgar jugando rélax ni dar partidos por contado.

Los Gigantes comenzaron la semana faltos de tres victorias para terminar en el simbólico .500 (25-25), una cifra que solo dos equipos que la han conseguido no han clasificado desde que se juega el round robin (1986-87).

La tropa nordestana no tiene descanso en el resto del camino, en el que jugará 11 partidos. Entre hoy y el domingo tendrá que recorrer 1,190 kilómetros en visitas a La Romana, Santo Domingo (contra el Licey) y San Pedro de Macorís y recibir a Toros, Escogido y Licey en el Julián Javier.

El Método de Montecarlo que utiliza Beisboldata.com da un 98.8% de probabilidades de ir a la postemporada al conjunto francomacorisano, cuyo número mágico es ocho con respecto a los bovinos. Licey (21-19) y Águilas (21-20), con el número mágico en nueve, tienen el carril para volver a trasladar la más intensa rivalidad a la postemporada, luego de dos campañas sin coincidir. Los felinos se ausentaron del playoff 2014-2015 y las cuyayas del 2015-2016.

Los azules jugarán tres partidos en fila (del martes al jueves) ante su némesis, Estrellas, ambos hambrientos por sacar ventajas que lleven tranquilidad a sus aficionados, con unos Leones y Toros que miran no tan lejos con escasos márgenes de errores y jugando cada partido como el último.

En las últimas tres temporadas, los paquidermos dominan 19-8 los enfrentamientos contra El Glorioso, incluido 5-2 en la actual y 8-2 en la pasada. Águilas y Escogido chocarán hoy en la capital y mañana en Santiago en una serie que puede dejar a las puertas de la clasificación a los amarillos de ganarla o entrar a la zona del dinero a los actuales campeones, acostumbrados a nadar contra la corriente en el último lustro con elevado porcentaje de aciertos.

Los Toros superaron un pobre arranque de 3-12 que los dejó muy heridos en el que parecían relegados a salir de competencia en noviembre jugando desde que cambiaron la plana mayor en la gerencia para 14-11 y en sus manos puede estar su futuro.

La novena de Audo Vicente ya venció tres veces al hilo a los Gigantes la semana pasada y entre hoy y mañana volverán a verse las caras con visitas recíprocas.

Habla la matemática

Antes de la jornada de ayer el Método de Montecarlo daba a Licey un 88% de probabilidades de clasificar, a las Águilas un 83,6%, a las Estrellas un 81,1%.

“Realmente el método no falla o acierta porque no es predictivo, sólo calcula probabilidades”, explicó el ingeniero industrial Arturo Ruiz, confundador de beisboldata.com, un sitio especializado en estadísticas tradicionales y de última generación de la pelota otoño-invernal, que opera desde la temporada 2011-2012.

“Suponga que para cada partido restante lanzamos una moneda al aire para ver quién gana y vemos en qué posición quedan los equipos al completarse el calendario. Esto constituye una (1) simulación. Ahora imagine que ese mismo ejercicio lo repetimos 100,000 veces y compilamos cuántas veces cada equipo clasificó”, explicó Ruiz, que opera la plataforma digital junto a cinco colaboradores.

Los cálculos de probabilidades son utilizados por grandes cadenas internacionales y corredoras de apuestas para hacer pronósticos basados en las informaciones que suministra programas informáticos que se alimentan de la acumulación de datos.

Al 5 de diciembre de 2015 cuando los equipos habían jugado una cantidad de partidos similar a la actual este método dio un 35% de probabilidades clasificatorias a los Gigantes (17-22) y un 11,7% a las Águilas (15-23) y ambos se quedaron fuera.

Navarro, Villar y Rodney

El Licey integró ayer a su ofensiva al jugador del cuadro Yamaico Navarro, además de los lanzadores Braulio Lara y Darin Downs. Las Águilas sumaron al infielder Jonathan Villar, que viene de agotar su mejor campaña en las Grandes Ligas, además del derecho Esmerling de la Rosa. Juan Lagares salió del roster tras fracturarse el hombro derecho el pasado sábado, al igual que el receptor Pedro Severino. Los rojos se arman con la inclusión del relevista Fernando Rodney, además de los importados Tommy Pham y Evan Reed. Los Gigantes reintegraron al jardinero Félix Pié y al relevista Joel Peralta.

Leave a Reply