“Fui a sacrificarme y a servir al Licey, no a servirme a mí”

Por más de una década, Pepe Busto marcó un legado en la franquicia azul

“Fui a sacrificarme y a servir al Licey, no a servirme a mí”

Nunca bajó los brazos en poner en el terreno de juego el mejor conjunto. Tampoco paró un solo día mientras estuvo al frente de tres periodos de los Tigres del Licey. José Manuel -Pepe- Busto, hoy a quien este torneo otoño invernal está dedicado, es un emblema de la franquicia azul. Aún con sus 80 años, no le impiden borrar los tantos buenos recuerdos que vivió con el conjunto añil como aquellos campeonatos conquistados en las campañas 2005-06 contra las Águilas Cibaeñas y en el 2008-09, ante los Gigantes del Cibao.

¿Qué tan especial es disfrutar de esta dedicatoria que le ha hecho Lidom en esta justa invernal?
Tuvieron la delicadeza de dedicármelo. Me siento muy agradecido. Me siento feliz de haberle dedicado ese tiempo al deporte que uno ama y le gusta, el deporte del pueblo dominicano.

¿Complacido de lo que percibe en estos momentos del béisbol dominicano?
Ha cambiado mucho el béisbol. Sin embargo, el béisbol dominicano pasó por un momento que la gente no venía al estadio. Que en estos momentos estemos ante esta transformación y que se llene el estadio como hoy es el gran reto de todos. Es el deporte del país. Algo que todos sentimos.

¿Qué tan difícil fue estructurar y mantener a los Tigres en los periodos que usted estuvo al frente?
No fue difícil, yo fui presidente del Licey, fui directivo, tesorero y fui a servir al Licey, no a servirme a mí. Fui a sacrificar mi tiempo, deseo, y tuve éxito.

¿Cuáles fueron sus principales metas cuando llegó a la franquicia azul?
Cuando fui tesorero en el Licey, no tenían un peso en caja, y yo tenía una meta. La primera era ganar campeonatos y la segunda, buscar que el Licey tuviera una solvencia económica. Entiendo, que sin una base económica era mucho más difícil ganar y lo logré.

¿Qué es más importante para usted, ganar o competir? 
Ganar en el deporte es lo más importante, no creo en eso de que estamos para competir, estamos para ganar, es la base de todos los deportes.

¿Celebró distinto cuando se enfrentó a las Águilas Cibaeñas?
Todos los triunfos son buenos, cuando uno pierde de cualquier equipo uno se siente mal. Pero las Águilas sigue siendo algo especial. Es uno de los equipos más competitivos y los triunfos ante ellos son bastante agradables.

¿En qué punto se encuentran las relaciones con la actual directiva de los Tigres?
Tengo una relación normal, siempre hay algunos que son más allegados a uno, pero en el Licey no tengo ninguna cosa en especial contra nadie.

Entrega
No me arrepiento de nada, fue un gusto servirle a la familia Licey, a los fanáticos, a los peloteros y siempre me entregué en cuerpo y alma hasta el final”

Leave a Reply