Con nóminas limitadas a 45 jugadores a la semana, será un gran desafío mantener la cima

Con nóminas limitadas a 45 jugadores a la semana, será un gran desafío mantener la cima

SANTO DOMINGO. Los Gigantes han salido delante en el maratón que tiene como primera meta en el round robin, pero un factor incontrolable por directivos o jugadores (el clima) se ha sumado para complicarle, al menos, por casi un mes de competencia.

La novena nordestana comenzó anoche una cadena de 25 partidos que tendría que jugar en fila, debido a las tres posposiciones que les han ocasionado las lluvias caídas en el país las últimas dos semanas.

Un número de encuentros al hilo que ni siquiera en las Grandes Ligas se ha visto. Los nueve choques que jugaron los Medias Rojas de Boston en 1928 es la marca, mucho antes del nacimiento del sindicato, que se opone a esa fatiga para los jugadores.

Con una nómina limitada a 45 hombres a la semana, de los cuales hay que inscribir 28 cada día, los Gigantes afrontan un mayúsculo desafío en sus opciones clasificatorias.

El próximo jueves 17 era fecha libre, pero ese día los cacaotaleros visitarán el Quisqueya para jugar con el Licey el choque disputarían el pasado lunes. El encuentro de anoche fue una reasignación del que debían disputar el domingo en el parque Julián Javier.

No sería sino hasta lunes cinco de diciembre que los de la ciudad de El Jaya podrían descansar, en caso de que la lluvia no interrumpa la cadena.

Como bálsamo, los potros jugarán cinco partidos al hilo en el Cibao entre el sábado y el miércoles, por lo que podrán mitigar el estrés que ocasionan los viajes. Cuando el equipo juega en La Romana o San Pedro de Macorís partidos a las 7:30 de la noche sale de San Francisco de Macorís a las 11:00 de la mañana para regresar en la madrugada.

El otro equipo que será más afectado con las posposiciones será el Licey, que tendrá que jugar 13 encuentros al hilo, entre hoy y el 24 de noviembre.

Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.