La consigna de Wilmer Difó: “Vamos a ganar el campeonato”

La consigna de Wilmer Difó: “Vamos a ganar el campeonato”

SANTIAGO. – Con la consigna “Vamos a ganar el campeonato” Wilmer Difó trabaja intensamente en el campo de entrenamientos de las Águilas Cibaeñas, buscando el tope de las condiciones para el torneo de la Liga dominicana de Béisbol que arranca el próximo domingo 15.

“Yo prometí a principios de año que iba a jugar con las Águilas y aquí estoy, con la mira puesta en la corona”, expresó el versátil jugador del cuadro.

Difó fue parte de las Águilas Cibaeñas cuando en la temporada 2017/2018 se coronaron campeones, pero quiere sumar otra y por eso está desde temprano con el equipo.

En la temporada pasada Wilmer quería jugar con los aguiluchos, pero una lesión en el tobillo impidió que se uniformara. Difó recordó que se crió en los alrededores del estadio Cibao, ya que es de la entrada del Ejido, uno de los barrios que circunda el vetusto parque de pelota.

“A mí me entraba a ver los juegos el hijo de Papi Bisonó, que somos amigos, ya que yo no tenía para comprar la boleta”, expresó el jugador que se desarrolló en la organización de los Nacionales
de Washington.

Agregó que su sueño siempre fue jugar con las Águilas, pero que en el Sorteo de Novatos fue
tomado por los Gigantes del Cibao.

“Sentí una gran alegría cuando fui cambiado a las Águilas, porque me crie mirando ese equipo
jugar, sin imaginar que algún día sería parte de él”, aseguró.

Con el uniforme aguilucho, Difó vio acción en 26 juegos, donde tuvo 101 turnos oficiales, pegó 32 imparables y su promedio de bateo fue de .317, con dos jonrones, un triple y cinco dobles. El rápido jugador anotó 15 carreras, impulsó 10, negoció 10 bases y recibió 19 ponches, con un OBP de .375, un slugging de .446 y un OPS de .821.

CON LOS NACIONALES

El quisqueyano fue parte del equipo de los Nacionales de Washington que ganó la Serie Mundial del 2019, aunque no fue utilizado en la postemporada, pero está etiquetado como un jugador ganador.

“Fue muy difícil cuando me dejaron fuera del roster, algo que nunca me había pasado, pero aprendí que hay que seguir batallando”, sostuvo cargado de optimismo y confiando en que son 32 equipos en las Grandes Ligas.

Este año con los nacionales, se vio limitado a solo 12 juegos, en su mayoría como suplente, con
solo 14 turnos al bate. De por vida tiene 373 juegos en Grandes Ligas.