Sergio Alcántara: “¿Miedo? No sé lo qué es eso”

El joven siore del Licey se ha lucido en la campaña. Recibe elogios de sus compañeros por la actitud que demuestra

Sergio Alcántara: “¿Miedo? No sé lo qué es eso”

A sus 20 años y con experiencia de apenas béisbol Clase A, Sergio Alcántara luce como todo un veterano en las paradas cortas de los Tigres del Licey. El martes dio una exhibición de defensa en un partido contra las Águilas Cibaeñas, el fiero rival azul, en un juego donde cualquiera se aprieta, pero Alcántara demostró que no conoce la presión.

“¿Miedo? No sé lo qué es eso. ¿Qué es eso?”, responde con autoridad el oriundo de Los Mina a elCaribe tras la pregunta de si ese término se encuentra en su diccionario personal.

“¿Usted sabe lo qué es eso?”, agrega con una sonrisa el brillante torpedero del Licey, quien hizo recordar a grandes defensores de la posición como Tony Fernández en el encuentro contra la novena cibaeña. “No tengo miedo, gracias a Dios. Puede ser quién sea (en referencia al rival) y no tengo miedo”, añade.

El hijo de Sergio e Isabel, a quien tiene tatuada en su pecho y con quien siempre ha vivido, nació el 20 de julio de 1996 en la Maternidad de Los Mina. A los 10 años le pidió a su padre que lo inscribiera en una liga de béisbol. “Eso era lo que quería de regalo”, dice el muchacho que sin la ropa de pelotero puede ser confundido con un estudiante que inicia su carrera universitaria.

“Luego a los 12 años me mudé a Pantoja y hasta el sol de hoy he vivido mi sueño de pelotero”, comenta.

Al trasladarse a vivir al municipio de Santo Domingo Oeste, Alcántara lo hace a la casa de su tío, Anderson Hernández, uno de los símbolos del Licey en los últimos 10 años. Sergio describe a Anderson, el hermano de su madre, como un padre a quien le agradece bastante.

“Es más que mi tío. Me ha dado apoyo desde pequeño, me ha enseñado mucho. Esos consejos que he recibido de él me han ayudado bastante”, dice. Uno de los mejores momentos del joven, que batea a la zurda y tira a la derecha, ha sido poder compartir con Anderson en la combinación de siore y segunda del Licey.

Alcántara ha mostrado ser un pelotero inteligente, un requisito indispensable para desenvolverse en su posición actual. “Llego temprano a mi estadio y practico de todo. Y siempre estoy atento a los lanzamientos que hará mi pitcher, al bateador que está en la goma. Uno debe estar de lleno en el juego”, expone.

Alcántara se declara un admirador de Derek Jeter y Erick Aybar. Hasta ahora, luce como sus ídolos en la defensa de la exigente posición seis.

Firmó por US$700 mil con Arizona D´Backs

Alcántara fichó a los 16 años en una de esas jugosas cosechas de Julio 2 que tanta felicidad han brindado a familias dominicanas. Pertenece a los Diamondbacks de Arizona, la organización para la que trabaja Junior Noboa, el gerente de los Tigres del Licey, que lo seleccionaron en el sorteo de novatos de la Lidom de este año. “Terminé este año en la Clase A fuerte”, dice Sergio, quien se ha ganado muchos elogios de parte de sus compañeros, entre ellos Hanley Ramírez. “Es un niño, solo tiene 20 años y mira cómo juega, lo que hace. Parece todo un veterano y lo mejor de todo es que nos ayuda a ganar juegos, porque a eso es que venimos aquí, a ganar”, señala el estelar de los Medias Rojas de Boston. “Es increíble lo que hace”, añadió.

“Él parece un veterano. Siempre está en el juego. Sabe jugar pelota”, dice Emilio Bonifacio, el capitán de los Tigres. “No tiene miedo y sabe tomar turnos de calidad. Que siga trabajando y se abrirá paso con la ayuda de Dios”, agregó Bonifacio.

Leave a Reply