La LNB resiste en los obstáculos en su apuesta por calar

Los ajustes también han forzado a calendarios más cortos y control en el número de refuerzos (6 por equipo).

La LNB resiste en los obstáculos en su apuesta por calar

SANTO DOMINGO. La Liga Nacional de Baloncesto (LNB) contabiliza en la final 2016 resultados a medias del proyecto vislumbrado por sus ejecutivos, fanáticos y jugadores hace seis años cuando se relanzó la antigua Lidoba con ambición de posicionarse en un lustro con el mejor nivel técnico del país, canchas llenas y un gran interés del público.

Leones y Metros se miden esta noche (8:00 p.m.) en el cuarto partido de la serie final (2-1 a favor de los rojos) en el club San Carlos, una muestra de los ajustes que han tenido que hacer los tres equipos con sedes en el Distrito Nacional para calar en las bases de esa disciplina, los barrios.

En el Cibao y La Romana el respaldo ha dependido del desempeño de las franquicias en cada temporada, a pesar de que el nivel supera cualquier torneo local.

En la capital, ha sido la montaña quien ha ido tras Mahoma, a pesar de las limitaciones de parqueos y seguridad que tienen canchas como la de las 5 esquinas y Mauricio Báez en Villa Juana, sede de los Soles.

“Es parte de la estrategia, plantear ese vínculo con el fanático de baloncesto donde nace el baloncesto, los clubes que desarrollan jugadores que al final terminan jugando en la LNB”, explica Antonio Mir, que preside la liga desde 2015.

En el trayecto, la liga ha superado la salida de San Pedro de Macorís, una vez sede tradicional del baloncesto, un experimento fallido en otro baluarte como Los Mina, el paso fugaz de un Licey que llegó con promesas mesiánicas, el retiro de empresarios fundadores y unos que otros incidentes en las canchas.

Los ajustes también han forzado a calendarios más cortos y control en el número de refuerzos (6 por equipo).

Pero así como se han ido han llegado capitales de empresas reconocidas como las familias Rainieri a La Romana y Rizek en San Francisco de Macorís. Este año el venezolano Julio Ducharne adquirió a los Titanes, pero la liga tuvo que asumir el equipo azul en pleno campeonato.

El domingo, la Gran Arena del Cibao volvió a llenarse con más de siete mil fanáticos, consolidándose como la sede más exitosa en resultados deportivos y la cancha.

Mir, que estuvo al frente de Los Cocolos cuando jugaron en San Pedro de Macorís, entiende que los resultados proyectados no han parado de llegar, a pesar de las dificultades. Exhibe el endoso de una marca como BanReservas como patrocinador principal y de Spalding como suministrador de los balones entre los espaldarazos.

“En toda liga hay partidos importantes que generan interés y otros que no tanto. Eso lo vemos hasta en el béisbol invernal”, dijo Mir.

De hecho, Mir asegura que la asistencia ha crecido a un ritmo de un 5% entre torneos y este año ha saltado un 25% con relación a 2015. Sin especificar el pico, indicó que el pasado torneo consiguió los 170 fanáticos en cancha y el actual debe alcanzar los 200 mil.

“En realidad el proyecto inicial era a cinco años, en un inicio lo cambiamos un poquito debido a que en 2010 fue una serie regular más corta. En 2011 subió a 20 partidos por franquicia, en 2015 fueron 96 partidos totales y este año se llevó a 111 partidos”, explicó Mir.

La liga tiene una estructura de comunicación única en el país entre las competencias deportivas, todos los partidos se transmiten en tiempo real por la Web, además de la televisión y alta presencia en las redes sociales.

Deja un comentario